Abel Páez
Música Bailable

abeldirectorioNació en Pinar del Río, Cuba, en 1968, proviene de una gran familia de músicos. Empezó su formación con la trompeta a la edad de 10 años, y en 1994 se encontraba aún en La Habana, perfeccionando su formación en el Instituto Superior de Artes.

Fue en ese entonces que Miguel Hart Bedoya, un reconocido director de orquesta peruano, decidió fundar una nueva orquesta filarmónica en el Perú, compuesta por músicos locales pero con el apoyo de algunos músicos extranjeros. Una delegación peruana llegó a Cuba en búsqueda de talentos, y Abel fue seleccionado junto a un grupo de amigos, e invitado al Perú para integrar la nueva Filarmónica. Abel ya lleva 15 años viviendo en el Perú.

abel 10

A dos años de su llegada Abel trajo a sus padres, y allí comenzó la historia de La Sonora, su grupo de música cubana. “Fue gracias a mi padre que iniciamos la aventura de La Sonora. Mi padre es cantante, y con él empezamos a tocar esta música cubana que nadie en Cuba escuchaba. Era una cosa casi nueva para nosotros porque esta música, por lo menos hasta que vino Buena Vista Social Club, se difundía muy poco en las emisoras de la isla. Tocábamos canciones de Orlando Contrera y viejos boleros tradicionales. Nos daba mucha gracia porque nos parecía extraño encontrarnos en el extranjero proponiendo temas cubanos que en la propia Cuba estaban totalmente olvidados....”. La Sonora empezó a tocar en el Ekeko, un conocido local en Barranco, el barrio bohemio de Lima, del cual Abel tomó durante un tiempo la administración. Los padres se quedaron sólo algunos meses, hasta que decidieron volver a Cuba. La lejanía del país es algo más duro para la gente mayor. Sin embargo La Sonora ya estaba formada, y siguió tocando con el aporte de otros músicos cubanos, dándose a conocer cada vez más. Pero Abel es un músico ecléctico y muy fantasioso, y no se limita a un solo genero musical. Con Laureano Rigol, el baterista que vino al Perú con él en el 94 forman el quinteto de latin jazz, "KEBOLA", y continúa su desempeño en la Orquesta Filarmónica. Integrando también grupos de Rock. Cómo logra pasar con esa facilidad desde un estilo al otro, es para mí motivo de gran admiración. “La preparación que tenemos es bastante amplia. En la escuela estudiamos música clásica, que es la base de toda la música. La técnica que uno aprende para tocar clásico sirve para todo porque es una técnica perfecta. El estudio es riguroso, y muy largo.

abel_home

En Cuba la preparación para la carrera corta, que incluye instrumentos de viento metal, madera y percusión, empieza a los diez años. Cada uno estudia en su provincia durante cuatro años a nivel elemental, y de allí pasa un examen para ingresar a la ENM en La Habana, donde se estudian cuatro años de nivel medio, y después cinco años de nivel superior. Son en total 13 ó 14 años de estudio riguroso. Con esta preparación es fácil adentrarse a cualquier estilo musical. Seguro que no le faltan cosas para expresar a personas como Abel y sus músicos, que han dejado su país para construirse desde cero en un país extranjero, lo que no es siempre tarea fácil.

Al principio Abel tuvo que pasar por momentos muy duros, compartiendo un pequeño departamento con siete amigos. Habla de eso como de un período bastante difícil. Sin embargo Abel está contento en el Perú. Lo considera un país libre, adonde uno se puede desarrollar profesionalmente. Se ha casado, tiene una hija de cuatro años, Lucía Marcela, que adora. “Es verdad” dice frente a mi perplejidad, “en el Perú tampoco hay fondos o intereses para desarrollar el arte y la cultura. No hay empresas disqueras dispuestas a invertir en la música. Pero sí hay formas de sobrevivir con la música. Yo llevo doce años viviendo aquí con mi música, y aunque sea difícil, lo hago, lo hacemos, dictando clases, buscando proyectos. Puede ser que nuestra propuesta musical sea más atractiva, pero de hecho vivimos dignamente aquí en el Perú gracias a la música...”.